Extintores de ingenuidad




lunes, 17 de octubre de 2016















Últimamente, deambulo, por un mar de dudas, entre lo bueno y lo malo. Pues, ante la evidencia, veo de morros al personal del barrio webesférico: demasiado inquieto. Hay algo que subyace en el ambiente, que se basa en colores y pasiones al borde de la entelequia. Yo sigo buscando, en tiendas de segunda mano, extintores para la madera. Mi padre decía que de ellos te puedes fiar. En el fondo, aquel pequeño medio vasco, altanero y arrogante: era tan ingenuo como la miel de azar. No obstante, fue un gran bombero, sabía de sobra, dónde arrimar la manguera. El patio está para pocas invenciones, como el que teclea; ya que mi izquierda anda de capa caída. Hablo de mi puño —no ese en alto, el decimonónico— en el ring. Entonces, me sentía como Rocky Marciano dejando a Joe Louis tumbado en la lona del Madison. Creía que era invencible. Pero va ser que no. Sólo y ensimismado en mis divagaciones. Leo absorto, el revuelo por lo de la excelencia de Mr. Dylan, la guasa de Pique con la camiseta de manga larga cortada, y el tito Eastwood, que se da un columpiazo, a cuenta de lo del montón de nenazas. Ante un empacho social de corrección política. Al final, sólo me queda la risa de la oxicodina, que cada día tiene más de Gioconda en la menopausia. Este puto resfriado sigue siendo un misterio inescrutable, sin mucha solución, donde el parche de lidocaína tiene su antecedente en el julepe de pimentón con barro. Ahí parece que el redil se siente bien, en los recovecos del maestro D. Umberto, la halitosa y cerril Edad Media.
















Aquella de los condados y los señoritos feudales. Banderas y vasallos; mugre y escarnio. Ya lo sé. Sí. Ya me doy cuenta, que eso del dolor por dolor —algunos identifican— el olor por olor. Pero el olor se combate con una pinza en la nariz y el dolor crónico alcanza lo trascendental: no moquea, no estornuda, ni tose. Simplemente, es una cuestión más distinguida; te jodes y esperas a que el chute de morfina haga efecto. Ahora, ya estoy, mejor. Igual que mi adorado Kennedy. Demonios! tenía aura de héroe naval y alma beat. Ha sido el espejo de Don Draper, un político, que vista la nueva fauna de la jungla, claro que sí: lo echamos de menos. A pesar de los opiáceos, el príncipe de la dinastía tiraba de whisky irlandés, pues, se la ponía dura. No era racista y le gustaban todas. Aquel mundo de entonces, tenía algo de sueño quimérico. Una comunión por el hedonismo y el buen rollo. Una fantasía de Wells donde, un hombre pisaba la luna, mientas al personal se le saltaban las lágrimas. Desde un concierto de los Stones en el Madison, al mismísimo Bergman, descubriéndonos el sexo ofimático, de la Ullman al lado de Von Sydow. Aunque tuviera un halo vitrocerámico: era bonito. Y es que, en esa nórdica visión, de D. Igmar se atisbaba una premeditada superación —de lo más carnal— que nos hacía pensar. Pero aquellos eran buenos tiempos; como la añada del 66. Pensamiento, crítica y bienestar. 















¿No creen Uds. que JFK era un tipo singular? Una vez que sus escándalos (eran como barras de pan gallego) de mi panadera: divertidos y atrevidos. Como, en aquella ocasión, cuando Jackie le devolvió unas bragas, que se dejó bajo la almohada. Y le espetó: “Cielo, no son de mi talla”. Ahora veremos si se atreven con el biopic de Jackie Kennedy, donde se revelan las relaciones amorosas con su cuñado, una verdadera sicalipsis del incesto. Eso sí, son muchos los que siguen creyendo, que este país es la hostia. Entre la banda de Génova embutida en alpaca, los bigotes, los de Ferraz, los Ere, los caciques de la ilustre Venezuela, los silentes borbones y los olvidados de Siria. España tiene cada día más pinta de falocracia. ¿Por qué? No lo sé muy bien, ya que soy, un pobre tuercebotas adicto a la morfina y voy sobrado de incultura. Pero una alcaldesa pope, dice que ese primer paso, se da cuando un varón pone un espermatozoide y diseña la vida. Jo! Es alucinante. Yo soy más antiguo, por aquello de la arqueología, y terminé peritando obras expoliadas. Lo ven; un criminal. Empero, me queda el consuelo de los romanos que tenían la delicadeza de considerar a la vagina un vaso sagrado. De ahí que el central del Real Madrid, Ramos, la liase gorda, al tirar el vaso sagrado por la barandilla del autobús hooligan. 

















Y luego está la literatura, algunos libros y pequeños trapicheos. Sin embargo, no se me pegó nada del genuino Conrad, que  comenzó a escribir del mar, cuando se retiró de capitán de la Marina mercante, y ese camino de la melancolía es el que ha conducido a algunos amantes y aventureros a crear obras de arte. Lo dicho, al final, hasta Hitchcock en este siglo lo hubieran quemado, por decir a los cuatro vientos que los actores no eran más que ganado. Y es que genio inglés estaba en otra liga. Vivimos tiempos donde la piara dramática ha sufrido un extraño proceso de metamorfosis que va desde el arroyo hasta la cresta de la pomada social. Y la verdad; que ni una cosa ni otra. Hay que imaginar el espanto que le hubiera producido al primate Adán el encontrarse en el paraíso a Marilyn Monroe con liguero pintándose las uñas bajo el manzano. Más vale preparar el ánimo para aceptar a los inminentes monstruos. ¿Acaso la primera rosa, el primer cisne, el primer pavo real, no fue una monstruosidad de la naturaleza? Es tiempo, de itinerarios difusos, de pérdidas juvenales e ingenuas. El mismo tiempo, donde el otoño se empecina en buscar setas. Un páramo, dentro del bosque, donde los extintores deben manejarse, con mucho mimo y cariño. Un lugar de lo más animado, un sitio donde el viento sople libertad. 







                               Dedicado a Ignacio Carrión 1938 San Sebastían /2014 Valencia (In Memoriam)








Fotogramas adjuntos



Skammen (1968) by Igmar Bergman
The Kennedys (2011) by John Cassar
Psycho (1960) by Alfred Hitchcock
The Beguiled (1971) by Don Siegel 





  
                     
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass