Las buenas intenciones




lunes, 18 de enero de 2016






A uno le deja perplejo el aluvión de tecnología textual de la webesfera y demás rebuznos verbales; cuando afrontamos el principio del año nuevo. Si esas fechas, ineludibles y confortables como el sillón del comedor de diseño de nuestros papás. Un buen lugar para prometer y plantear cambios desde la variable más kantiana a la más prosaica y manida—encharcada de agua de borrajas— como adelgazar o dejar de fumar. Eso de plantear cambios de boquilla y tecla digital se nos presenta redundantemente antojadizo. ¿Cómo somos tan cínicos de prometer que afrontaremos realidades y cambios de algunas de nuestras propias circunstancias? Se han mirado en alguno de los álbumes de fotos de fin de año. Si esa misma foto con una botella de Cava en una mano y en la otra un canuto gigante de marihuana… De verdad, qué son capaces de enumerar la cantidad de gilipolleces por minuto que esputaron en el albor de la cálida madrugada de este último año, mientras desparramaban su gula entre levadura de calabaza y trigo, al chup, chup del tazón de chocolate.













¿Quién dijo cuerpos Danone y hablar un inglés tan modélico del desparecido Rickman? Rebusquen en su interior, seguro que D. Pepito Grillo les farfulla: ¡Para, chaval, tranquilo. Qué no estás dando una a derechas! Al gimnasio no entro ni de visita. Intentar adelgazar en este territorio es imposible porque no hay más recorrido en mi itinerario que ferias, fiestas y compromisos. Además, hablo mejor inglés que l´enfant terrible Iglesias en Bruselas. ¡Manda huevos! Mejor intento los hervidos de coles de esta pávida ciudad, los zumos de frutas y el té verde. Mentira cochina. Empero, sí les dijera lo siguiente, me acusarían de zen, blandengue o vendido. Tendrían toda la razón del mundo pues un perfecto hijo de puta; se parte la caja. Por no revolcarse en un charco, ahora que los hielos invernales quieren aparecer.













Luego, voy a proponerles mi siguiente propósito de enmienda: tengamos paz, y comencemos por nosotros mismos, dando ejemplo. Es necesario que precisemos el ejercicio de interiorización y, desde ese equilibrio emocional, solidarizarnos con todos los proyectos, los propios y los ajenos. Pensar que se pueden lograr las metas; si nos esforzamos en creer que ello es posible. Esto ya me cautivaba más. Desde ese punto de partida seremos capaces de crear una sociedad civil fuerte y entusiasta, capaz de generar respuesta a una clase política y democrática en retroceso. Esa crisis que en el fondo se manifiesta en nuestras propias sombras. Lo dicho, sueno más falso que un autógrafo de Hemingway en el rastro y sigo igual de perdido que Mailer, al que le daba por repartir hostias a tutiplén, ante un posible reconocimiento de su persona por las calles del Village. Reitero, nos gusta hablar de paz, de mermelada de arándanos, de Javier Noya (Machote Triatlon) y el careto de muñeco pepón de Tom Hanks.














Cuando en el fondo, nos encantaría ser tan famosos como Ruiz Zafón y cantar como Bowie (DEP). Las revistas dejaran de acusarlo por misántropo y evasor de impuestos a paraísos fiscales. Y es que lo más fácil para un amanuense en la España de los mil reinos ha sido crearse una fama, aunque lo más difícil, por no decir imposible es perderla. Entienden ahora cuáles son mis intenciones: Salud y suerte. Pregúntenle a Iman o a cualquier persona que ha tenido que cuidar a un enfermo terminal. Mejor callar y resignarse. Pero no se desanimen, aún pueden aprender un buen inglés. Trabajando 16 horas en un bar irlandés en Ibiza, no falla. Claro que eso se hace con 16 años. Al final, se nota cansancio: ni barriga ni arrugas. Pues la heroicidad huele a mortaja. Como les decía; es tiempo de buenas intenciones.








                                                      Dedicado a David Bowie y Lemmy Kilmister in Memoriam








Fotogramas adjuntados


A Child is Waiting (1963) by John Cassavetes
Awakenings (1990) by Penny Marshall
Dr. Gillespie's Criminal Case (1943) by Willis Goldbeck
Sybil (1976) by Daniel Petrie








      
                                         
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass