"EL CUADRILÁTERO DEL ESPACIO CUÁNTICO: MICKEY, HAWKING Y SERVIDOR, "




sábado, 31 de marzo de 2012









Es curioso esto de la vida. Una vez le pregunté a un amigo ¿qué es la vida?, Él: — beber, comer y copular…Bien, asentí. Escudriñé a otro ¿qué es la vida?, —jugar todos los días a la lotería…Bueno. No está mal, pero aún hay más… Apareció el desterrado de toda la pandilla y dijo: —La vida es dura, mucha gente no lo entiende y por eso toma pastillas para el estrés... Vaya con el fenómeno… ¿Elucubraciones del espacio cuántico?... Y aterrizó Mickey Rourke. El bueno de Mickey estaba perdido tras la muerte de su hermano y le dijeron ¿quieres  ser el protagonista de una peli sobre un tío que fue alguien y al final la palma? —Sí. Buena decisión. Yo siempre he creído que la vida es lo más parecido a correr delante de un Miura en San Fermín: adrenalina… Eso es lo que nos mueve; nos da las sensaciones, la vitalidad; el riesgo extremo, la confitura de las comilonas, los grandes caldos de la piel de toro, el buen  malta escocés, la familia, la traición, el éxito, el fracaso y el sexo cuando te dejan... Ah…, nada de nada… Dijo un sabio: “vivirás muchos años con salud y morirás muy viejecito en tu lecho”. Qué paradójico esto de la vida. Frankie Valli —antiguo cantante de los 60 y paladín de la mafia— tiene un pequeño papel en  la mejor serie de Televisión de todos los tiempos, “Los Soprano”. En el capítulo inicial de la 4 temporada dice una frase de culto -demoledora- amén, de la pericia de  los responsables del  producto y ponerle en sus labios semejante apostilla. Situemos la acción: cuatro capos diseñando la estrategia de las jefaturas—tú te cargas a éste, yo te pongo a ti, bla, bla…—muy similar a la política, la corrupción, la propaganda… Sí, sí… Todo muy eugenésico. De repente, el bueno de Frankie dixit: “cuando te han hecho una operación de cuádruple bypass tienes mucho, pero qué mucho tiempo para pensar...” Lo clavó. Tanto, tantísimo como que los guionistas de este país nunca escribirán cosas tan brillantes —exceptuando al difunto D. Rafael Azcona que en paz descanse— ya que el pueblo español tiene todos los días una jugosa ración  de entretenimiento sextero y mediatsetero.















Es tiempo de apretones, recortes y algunos espadazos como el mío y el de mi amigo M. Rourke. Menos mal que antes los anunciaba el NODO y ahora con fanfare en HD digital por decreto gubernativo... Hachazo en el esternón y al bolsillo. ¿Paradojas de la vida o quizás las trampas de la misma? Se lo preguntaré al llorón de mi farmacéutico. La escritura, la constancia y la supervivencia en  esto de la vida. Tendré que dar gracias…Pues la Cardiopatía isquémica congénita es un misterio con hipotéticas soluciones y no el moobing que es nocivo, aunque mucha gente se empecine en llamarlo plastilina hiperestésica. Por fin, se ha constatado que produce infartos, ansiedad, tristeza, miedo, inquietud…En donde siempre hay  un envidioso mediocre que dirige la tramoya desde la cercanía de tu trabajo todos los días y un objetivo intrínseco entre las cejas: dejarte marcada la suela de las chirucas en el careto de la dignidad. Sin embargo, los lamentos y las palabras son detritus que el viento se encarga de hacerlo desaparecer y sólo te quedan los  buenos cuidados de  tu fiel y silente esposa—he tenido más suerte en lo de las mujeres que Mickey—, Marisa Tomei estaba llena de dudas. Comienza el adagio de fondo: lavar, asear, mimar, levantar al bicho: lo que se le ocurra (¿suena a música de spot publicitario de asociación de minusválidos?...) y así hasta que mañana vuelve a su trabajo. Muy temprano, le  preguntarán por los empastes del dentista y la jaqueca. Los compañeros son así. Las palmaditas de los amigos, las buenas palabras que se dice la gente en los hospitales donde vemos los toros llamando a tablas y todo eso de lo políticamente correcto. Mientras el cuadrilátero descansa apaciguando las dudas de Marisa Tomei. Lo dicho, tuve suerte en el papel más arriesgado de mi vida. Me viene a la cabeza aquel periodista de los tiempos aznarianos —Buruaga— ahora en la cadena de los Manolos obispos; sentenciaba su noticiario trompetero con aquello de… “Así son las cosas, así se las hemos contado”. Al final un entrenador que iba para grande dijo: “no se puede desperdiciar tanto talento”… Así, le fue a él y así acabamos entre los desperdicios embadurnados de bombones, agua Bezoya y Coropres. Mañana un lunes al sol en la eterna primavera. No es una cuestión de mala suerte, es una cuestión física y pura en el espacio cuántico que diría  el maestro Hawking. Siempre te quedará el alivio: podía haber sido mucho peor. En fin… Mickey —mi viejo amigo— cuántas no hemos montado, también tiene un queloide en el pecho, pero es de silicona adherida y su esternón está intacto por eso de la magia del  cine y la genialidad de Aronofsky. ¿De verdad qué este film no lo ha hecho un Sr. Llamado J. Ford? Gracias a los dioses, a Mr. Rourke Y Mr. Hawking por comerse  el cuadrilátero.







       Dedicado al Dr. Francisco Ridocci; el científico que susurraba a los escáners









                                                                                                           
                                   
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass