“Avaros, patriotas y nazis en Hollywood”

noviembre 19, 2021 Jon Alonso 0 Comments

 


El año que arrancó la gloriosa década de los 30,s, es decir, 1930. Se caracterizó por ser un periodo de constante agitación política y tremendos problemas económicos; la Gran Depresión había afectado a todo el mundo, y Europa estaba lidiando con las consecuencias de la Primera Guerra Mundial. Las dificultades económicas de la época, de las cuales, desembocaron en el ascenso de los totalitarismos políticos fascistas y comunistas. La incertidumbre de la era dio lugar a la popularidad generalizada de la comedia o la fantasía escapista. Las aventuras de héroes y los arrebatadores sustos de las películas de terror de la Universal fueron muy exitosos durante este período. En 1932, la Legión Americana aprobó una resolución declarando que “las principales causas de la situación actual son, en general, tales que no pueden ser atendidas de manera rápida y eficiente por los métodos políticos existentes”. Desprovista de fe en el actual ocupante de la Casa Blanca y con pocas esperanzas de que una reorganización del personal, terminó provocando un cambio en las condiciones, una de las organizaciones más patrióticas y conservadoras de Estados Unidos: pedía el derrocamiento del gobierno nacional. “¿Cuál es la fuente, de dónde, provienen estos temores poco masculinos que prevalecen entre nosotros?... ¿Qué es lo que ha precipitado los nervios de tanta gente? “—preguntó  parte de la prensa progresista norteamericana. Basándose en una gran cantidad de documentos de archivo en los EE. UU. Cuando Hitler llegó al poder en 1933, MGM (a diferencia de Warner Bros.) cumplió con los edictos antijudíos del nuevo régimen, despidió a los empleados judíos de sus sucursales en Alemania y transfirió a sus empleados judíos estadounidenses a otros sitios en Europa. En privado, Mayer contribuyó generosamente a las causas antinazis en Los Ángeles. Ayudó a financiar los esfuerzos de los judíos locales para infiltrarse en el German American Bund y los Silver Shirts, en Los Ángeles. Una historia narrada en el esclarecedor estudio de Steven J. Ross, Hitler en Los Ángeles: cómo los judíos frustraron los complots nazis contra Hollywood y Estados Unidos, publicado en 2016. Sin embargo, en junio de 1939, MGM todavía ofrecía a los editores de periódicos nazis recorridos VIP de sus estudios de sonido en Culver City. Y Alemania, revela la sorprendente medida, en que Hollywood cooperó y colaboró con los nazis durante la década previa a la Segunda Guerra Mundial para proteger su negocio. De hecho, "colaboración" (y su traducción al alemán, Zusammenarbeit) es una palabra que aparece regularmente en la correspondencia entre los funcionarios del estudio y los nazis. Aunque la palabra está cargada de significado para los oídos modernos, su uso diario en ese momento subrayó el entusiasmo de ambas partes por suavizar sus diferencias para preservar el comercio. Los nazis amenazaron con excluir las películas estadounidenses, más de 250 proyectadas en Alemania después de que Hitler asumiera el poder en 1933, a menos que los estudios cooperaran. Antes de la Primera Guerra Mundial, el mercado alemán había sido el segundo más grande del mundo y, aunque se había reducido durante la Gran Depresión, los estudios creían que se recuperaría y les preocupaba que si se iban, nunca podrían regresar. A partir de los cambios, al por mayor, realizados en el lanzamiento de Universal Pictures, de “All Quiet on the Western Front”(1930), Hollywood publicaba regularmente guiones y películas terminadas por funcionarios alemanes para su aprobación. Cuando objetaban escenas o diálogos que pensaban que hacían quedar mal a Alemania, criticaban a los nazis o insistían en el maltrato a los judíos, los estudios los acomodaban y recortaban las versiones estadounidenses, así como las que se muestran en otras partes del mundo. No fueron solo escenas: la presión nazi logró derruir proyectos enteros críticos con el ascenso de Adolf Hitler. De hecho, Hollywood no haría una película antinazi importante hasta 1940. Hitler estaba obsesionado con el poder de propaganda del cine y los nazis promovieron activamente películas estadounidenses como Captains Courageous de (1937), que pensaban que mostraban los valores arios.


 

Los historiadores conocen desde hace mucho tiempo sobre empresas estadounidenses como IBM y General Motors que hicieron negocios en Alemania hasta finales de la década de 1930, pero el poder cultural de las películas, su capacidad para dar forma a lo que piensa la gente, hace que la cooperación de Hollywood con los nazis sea un momento particularmente importante y escalofriante. En el contexto de la historia contemporánea del siglo XX, aquel viernes 5 de diciembre de 1930, una multitud de nazis en Berlín se apoderó de un objetivo inusual: la película de Hollywood "All Quiet on the Western Front". Reconocido en la mayoría de los países como un documento de los horrores de la Primera Guerra Mundial, en Alemania fue visto como una recreación dolorosa y ofensiva de la derrota alemana. Los nazis, que recientemente habían aumentado su representación en el Reichstag de 12 a 107 escaños, se aprovecharon de la indignación nacional hacia “All Quiet n the Western” en el frente occidental. Compraron unas 300 entradas para la primera proyección pública y, mientras veían a las tropas alemanas retirarse de las francesas, gritaron: “Los soldados alemanes tuvieron valor. ¡Es una vergüenza que se haya hecho una película tan insultante en Estados Unidos!" Debido a las interrupciones, el proyeccionista se vio obligado a apagar la cinta. El propagandista y desequilibrado ministro nazi, Joseph Goebbels, pronunció un discurso desde la primera fila del balcón en el que afirmó que la película era un intento de destruir la imagen de Alemania. Sus camaradas arrojaron bombas fétidas y soltaron ratones entre la multitud. Todos corrieron hacia las salidas y el teatro fue puesto bajo vigilancia. Las acciones de los nazis obtuvieron una significativa aprobación popular. La situación llegó a un clímax el 11 de diciembre, cuando la junta de censura más alta de Alemania se reunió para determinar el destino de la película. Después de una larga discusión, el presidente de la junta emitió una prohibición: mientras que los soldados franceses se fueron a la muerte en silencio y con valentía, los soldados alemanes aullaron y chillaron de miedo. La película no era una representación honesta de la derrota alemana, evidentemente. Ello se comprobó en la reacción del público. Un respetable que contestó con reprobación. Independientemente de la afiliación política de uno, la imagen ofendió a toda una generación de alemanes que habían sufrido durante la guerra. Y así, seis días después de las protestas en Berlín, All Quiet on the Western Front fue retirada de las pantallas en Alemania. "¡La victoria es nuestra!" Proclamó el periódico de Goebbels. "¡Los hemos obligado a ponerse de rodillas!" En Hollywood, el presidente de Universal Pictures, Carl Laemmle, estaba preocupado por la controversia que rodeaba su imagen. Nació en Alemania y quería que All Quiet on the Western Front se mostrara allí. Según un representante, su empresa había "perdido un buen negocio potencial, porque la película habría sido un tremendo éxito financiero en Alemania si no hubiera sido molestada". En agosto de 1931, a Laemmle se le ocurrió una versión muy editada de la película que estaba convencido de que no ofendería al Ministerio de Relaciones Exteriores alemán. Hizo un viaje a Europa para promocionar la nueva versión. Nuevamente, el Ministerio de Relaciones Exteriores acordó apoyar a All Quiet on the Western Front para la proyección general en Alemania, con una condición: Laemmle tendría que decirle a las sucursales de Universal en el resto del mundo que hicieran los mismos cortes en todas las copias de la película. A fines del verano, Laemmle acordó cooperar, a través, de la solicitud. Sin embargo, a medida que pasaban los meses, Laemmle, que era judío, se preocupó por algo mucho más importante que el destino de su película. "Estoy casi seguro", escribió a principios de 1932, "que el ascenso al poder de Adolf Hitler... sería la señal de un ataque físico generalizado contra muchos miles de hombres, mujeres y niños judíos indefensos".




Convenció a los funcionarios estadounidenses de que podía mantener a los judíos individuales y, en el momento de su muerte en 1939, había ayudado a sacar al menos a 300 personas de Alemania.  No obstante, en el momento en que se embarcaba, en esta cruzada; sus empleados en Universal seguían las órdenes del gobierno alemán. En los primeros meses de 1932, el Foreign Office descubrió versiones sin editar de All Quiet on the Western Front que se reproducían en El Salvador y España. La empresa se disculpó. Después, no hubo más quejas; Universal había realizado los recortes solicitados en todo el mundo. Al año siguiente, Laemmle hizo otra concesión al Foreign Office: pospuso The Road Back (1937), la secuela de All Quiet on the Western Front. Su hijo, Carl Laemmle Jr., también acordó sustituir muchas imágenes a favor de Alemania. "Naturalmente", señaló al Ministerio de Relaciones Exteriores, "el interés de Universal en la colaboración, con la Zusammenarbeit, no es platónico, sino que está motivado por la preocupación de la empresa por el bienestar de su sucursal de Berlín y del mercado alemán". A lo largo de la década de 1930, el término "colaboración" se utilizó repetidamente para describir los tratos que tuvieron lugar en Hollywood. Incluso los directores de estudios adoptaron el término. Un ejecutivo de RKO prometió que siempre que hiciera una película que involucrara a Alemania, trabajaría “en una colaboración muy cercana” con el cónsul general local. Un ejecutivo de Fox dijo lo mismo. Incluso United Artists ofreció "la colaboración más estrecha" si el gobierno alemán no castigaba al estudio por la controvertida película de combate aéreo de 1930 Hell's Angels. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, "Cada vez que se logró esta colaboración, las partes involucradas se dieron por satisfechas por los resultados". Todo esto fue el resultado de las acciones de los nazis contra All Quiet en el frente occidental. De inmediato, la mayoría de los estudios, comenzaron a hacer concesiones profundas al gobierno alemán, y cuando Hitler llegó al poder en enero de 1933, trataron directamente con sus representantes. El representante alemán más importante en todo el acuerdo era un diplomático llamado Georg Gyssling, que había sido nazi desde 1931. Se convirtió en cónsul alemán en Los Ángeles en 1933, y conscientemente se dispuso a vigilar la industria cinematográfica estadounidense. Su principal estrategia fue amenazar a los estudios estadounidenses con una sección de las regulaciones cinematográficas alemanas conocida como el "Artículo 15". Según esta ley, si una empresa distribuye una imagen anti-alemana en cualquier parte del mundo, todas sus películas podrían ser prohibidas en Alemania. El  famoso artículo 15 demostró ser una forma muy eficaz de regular la industria cinematográfica estadounidense, ya que el Ministerio de Relaciones Exteriores, con su vasta red de consulados y embajadas, podía detectar fácilmente si una imagen que pudiera ser ofensiva, estaba circulando en cualquier parte del mundo. En mayo de 1933, un guionista de Hollywood llamado Herman J. Mankiewicz, el hombre que más tarde escribiría Citizen Kane, tuvo una idea prometedora. Estaba al tanto del trato a los judíos en Alemania y pensó: "¿Por qué no ponerlo en la pantalla?" Muy rápidamente, escribió una obra titulada El perro loco de Europa, que envió a su amigo Sam Jaffe, productor de RKO. A Jaffe le cautivó tanto la idea que compró los derechos y renunció a su trabajo. Jaffe, que, como Mankiewicz, era judío, planeaba reunir un gran elenco de Hollywood y dedicar todas sus energías a una película que sacudiría al mundo entero. Empero, se habían puesto en marcha varias fuerzas para evitar que se hiciera una imagen como esta. Primero y más importante fue Gyssling. Hasta ese momento, solo había invocado el artículo 15 contra fotografías que desacreditaban al ejército alemán durante la Guerra Mundial. El perro loco de Europa era infinitamente más amenazador: atacaba al actual régimen alemán. Gyssling no pudo utilizar el artículo 15 contra El perro loco de Europa por la sencilla razón de que la empresa independiente que produjo la película no operaba en Alemania.

 



Sólo le quedaba una opción: informar a la Asociación de Productores y Distribuidores de Películas de Estados Unidos (conocida popularmente como la Oficina Hays), que regulaba el sexo y la violencia cinematográfica en Hollywood, que si la película se hacía, los nazis podrían prohibir todas las películas estadounidenses, en Alemania. La oficina de Hays reaccionó rápidamente. Will Hays, el presidente de la organización, se reunió con Jaffe y Mankiewicz. Los acusó de seleccionar una situación de "miedo" para la película, que, si se hace, podría devolverles una ganancia tremenda y generar grandes pérdidas para la industria. Jaffe y Mankiewicz dijeron que continuarían a pesar de cualquier prohibición que Hays pudiera intentar. Hays necesitaba adoptar un enfoque diferente. Le pidió a su representante, Joseph Breen, que se pusiera en contacto con el consejo asesor de la Liga Antidifamación en Los Ángeles. El consejo asesor leyó el guion y consideró que las referencias directas a Hitler y la Alemania nazi podrían provocar una reacción antisemita en Estados Unidos. Pero "si se modificara para que aparentemente hiciera referencia a un país ficticio, y si los elementos de propaganda... se hicieran más sutiles... la película sería el medio más eficaz de despertar al público en general sobre las principales implicaciones del hitlerismo". Incluso si se atenuara el guion, la Liga Anti-Difamación sospecharía que la Oficina de Hays podría oponerse a la película, porque los principales estudios de Hollywood todavía estaban haciendo negocios en Alemania. Nadie en el grupo ADL sabía exactamente cuántos negocios se estaban haciendo. Algunos imaginaron que Alemania estaba prohibiendo las películas protagonizadas por actores judíos; otros pensaban que Alemania estaba vedando "empresas que supuestamente estaban controladas por judíos". Nadie tenía la menor idea de que los nazis estaban facilitando la distribución de películas estadounidenses en Alemania. La Liga Antidifamación decidió realizar una prueba: pidió a un conocido guionista que preparara un esbozo de El perro loco de Europa que no contuviera ninguna de las objeciones obvias. A continuación, este guionista entregó el esquema a tres agentes diferentes, y sin dudarlo todos le dijeron lo mismo: “De nada sirvió enviar una historia en esta línea ya que los grandes estudios habían puesto "pulgar hacia abajo' en cualquier película de ese supuesto tono afable." Finalmente, Jaffe renunció a sus planes y vendió los derechos de The Mad Dog of Europe al conocido agente Al Rosen. Y cuando la Oficina de Hays instó a Rosen a abandonar la imagen, Rosen acusó a la Oficina de Hays de interferencia maliciosa y emitió una declaración notable a la Agencia Telegráfica Judía alegando "de buena fe" que los funcionarios nazis estaban tratando de detener la imagen. Se burló de la idea de que la imagen provocaría más antisemitismo. Durante los  siete meses siguientes, desde noviembre de 1933 hasta junio de 1934, Rosen continuó trabajando en la película, pero no logró convencer a los ejecutivos de Hollywood, para que invirtieran dinero en el proyecto. Louis B. Mayer le dijo que no se haría ninguna foto: “Tenemos intereses en Alemania; Represento a la industria del cine aquí en Hollywood; tenemos intercambios allí; tenemos unos ingresos fantásticos en Alemania y, en lo que a mí respecta, esta imagen nunca se hará”. Así que El perro loco de Europa nunca se convirtió en una película. El episodio resultó ser el momento más importante en todos los tratos de Hollywood con la Alemania nazi. Ocurrió en el primer año del ascenso de Hitler al poder y definió los límites de las películas estadounidenses durante el resto de la década.

 


En 1936, los estudios comenzaron a encontrar importantes dificultades de censura en Alemania. Los censores nazis rechazaron docenas de películas estadounidenses, a veces dando razones vagas, a veces sin dar ninguna razón. Las empresas más pequeñas habían salido de Alemania en este punto, y solo quedaban las tres empresas más grandes: MGM, Paramount y 20th Century Fox. A mediados de año, estas tres empresas habían logrado tener un total combinado de solo ocho imágenes aceptadas por los censores, cuando en realidad necesitaban 10 o 12 cada una solo para alcanzar el punto de equilibrio. Los estudios se enfrentaron a una difícil decisión: seguir haciendo negocios en Alemania en condiciones desfavorables o dejar Alemania y convertir a los nazis en los mayores villanos de la pantalla de todos los tiempos. El 22 de julio, MGM anunció que se retiraría de Alemania si las otras dos empresas restantes, Paramount y 20th Century Fox, hacían lo mismo. Paramount y Fox dijeron que no. A pesar de que no estaban ganando dinero en Alemania (Paramount anunció una pérdida neta de 580 millones de dólares en 1936), todavía consideraban que el mercado alemán era una inversión valiosa. Llevaban años allí. A pesar de las difíciles condiciones comerciales, sus películas seguían siendo extremadamente populares. Si permanecían en Alemania un tiempo más, su inversión podría volver a producir excelentes beneficios. Si se iban, es posible que nunca se les permitiera regresar. Durante los años siguientes, los estudios cultivaron activamente contactos personales con destacados nazis. En 1937, Paramount eligió un nuevo gerente para su sucursal alemana: Paul Thiefes, miembro del Partido Nazi. El jefe de MGM en Alemania, Frits Strengholt, se divorció de su esposa judía a petición del Ministerio de Propaganda. Terminó en un campo de concentración. Los estudios también adoptaron nuevas tácticas. Cuando se prohibió Give Us This Night y The General Died at Dawn, Paramount escribió al Ministerio de Propaganda y especuló sobre lo que era objetable en cada caso. Give Us This Night fue compuesta por un compositor judío, por lo que el estudio se ofreció a copiar música de un compositor alemán. Lewis Milestone, quien también dirigió All Quiet on the Western Front, había dirigido The General Died at Dawn, por lo que el estudio se ofreció a tachar su nombre de los créditos. En enero de 1938, la sucursal berlinesa de 20th Century Fox envió una carta directamente a la oficina de Hitler: “Le agradeceríamos mucho que nos proporcionara una nota del Führer en la que expresa su opinión sobre el valor y el efecto de las películas estadounidenses en Alemania. Le pedimos su gentil apoyo en este asunto y le agradeceríamos, que nos envíe una breve notificación de, si el Führer concederá nuestra solicitud. ¡Heil Hitler! “Cuatro días después, 20th Century Fox recibió una respuesta: "Hasta ahora, el Führer se ha negado en principio a proporcionar este tipo de juicios". En abril de 1936, Laemmle perdió el control de Universal Pictures ante el financiero y deportista estadounidense John Cheever Cowdin, quien revivió All Quiet en la secuela de Western Front The Road Back. “Cuando esta historia apareció originalmente hace cuatro o cinco años”, explicó un empleado de Universal a la oficina de Hays, “nos resistíamos a producir... únicamente debido al peligro en el que su producción habría puesto nuestro negocio en Alemania... Desde entonces, la situación con respecto a la industria cinematográfica estadounidense ha cambiado por completo y ahora estamos listos y ansiosos por producir esta historia”. A pesar de esta proclamación, Universal no había perdido interés en Alemania. En febrero de 1937, Cowdin viajó a Berlín y, según el embajador estadounidense William E. Dodd, hizo una "oferta inusual" a los nazis. "La empresa en cuestión estaba previamente controlada por intereses judíos, pero después de una reorganización reciente, se entiende que ahora no es judía", escribió Dodd," —y después de— discusiones con funcionarios del gobierno... se consideró un plan mediante, el cual, probablemente en colaboración con los intereses alemanes, su empresa podría volver a entrar en el mercado alemán”.



El 1 de abril de 1937, Gyssling hizo su movimiento más audaz hasta el momento. Envió cartas a unas 60 personas involucradas en The Road Back (el director, el elenco, incluso el hombre del vestuario) y les advirtió que cualquier película en la que participaran en el futuro podría estar prohibida en Alemania. El movimiento creó un alboroto. Gyssling había amenazado directamente a los trabajadores del cine estadounidense por sus actividades en su tierra natal. Había utilizado el Servicio Postal de los Estados Unidos para asustar e intimidar a las personas. Universal les dijo a todos que mantuvieran el asunto en secreto, pero la noticia se filtró. Varios actores buscaron asesoramiento legal; Las denuncias se presentaron ante el Departamento de Estado. Un miembro de la oficina de Hays esperaba que Gyssling finalmente fuera expulsado "debido a su crueldad”. El asunto se examinó al más alto nivel. Un representante del secretario de Estado se reunió con el consejero de la embajada alemana y señaló que tales acciones no entraban dentro de las funciones propias de un funcionario consular. No quiso presentar una denuncia oficial; simplemente le pidió al consejero que planteara el asunto al gobierno alemán. Mientras tanto, Universal Pictures hizo 21 cortes en The Road Back. En esta etapa, casi no había nada en la película a lo que el embajador pudiera objetar. Se habían cortado tantas escenas que la trama apenas tenía sentido. El final, que había criticado el ascenso del militarismo en Alemania, ahora critica el ascenso del militarismo en todo el mundo. Pero los nazis no permitirían que la empresa regresara a Alemania. Para Gyssling, la noticia fue menos sombría. El Ministerio de Relaciones Exteriores alemán envió una carta breve y sin disculpas al Departamento de Estado para explicar que el cónsul en Los Ángeles había recibido instrucciones de no emitir advertencias futuras a los ciudadanos estadounidenses. Como resultado, el Departamento de Estado dio por cerrado el asunto. En todos estos tratos con los estudios de Hollywood, Gyssling estaba haciendo algo muy estratégico. Se oponía a una serie de películas sobre la Guerra Mundial cuando su objetivo real estaba en otra parte. Desde que había oído hablar de El perro loco de Europa, había comprendido que Hollywood era capaz de producir un tipo de película mucho más dañina desde su perspectiva: una película que atacaba a la Alemania nazi. Su reacción a The Road Back fue cuidadosamente calculada. Estaba centrando sus energías en las películas ambientadas en el pasado en un intento de evitar que los estudios se trasladaran al presente. En abril de 1937, se publicó en los Estados Unidos el volumen final de la trilogía de Erich Maria Remarque, Three Comrades, que era el material principal de Hollywood. Mientras que All Quiet on the Western Front había sido sobre la Guerra Mundial y The Road Back había sido sobre sus secuelas, Three Comrades se desarrolló a fines de la década de 1920, cuando los nazis emergían como una fuerza política significativa. El productor de MGM Joseph L. Mankiewicz (hermano de Herman) contrató nada menos que a F. Scott Fitzgerald, quien escribió un guion que montó un poderoso ataque al ascenso del nazismo en Alemania.


Desde la perspectiva de Gyssling, la eliminación de todos los elementos ofensivos de Three Comrades fue el verdadero beneficio de su comportamiento del año anterior. Había reaccionado tan dramáticamente a la segunda película de la trilogía que ahora había logrado salirse con la suya en la tercera. Y esto no fue poca cosa, porque Three Comrades habría sido la primera película explícitamente antinazi de un estudio estadounidense. En este momento histórico crítico, cuando una gran producción de Hollywood pudo haber alertado al mundo de lo que estaba sucediendo en Alemania, el director no tenía el montaje final; los nazis lo hicieron. La colaboración entre Hollywood y los nazis duró hasta 1940. Aunque Warner Bros., rodó Confessions of a Nazi Spy en 1939, esta cinta de serie B, Confesiones de un espía nazi: la película y su recepción Confessions of a Nazi Spy emplea un estilo de docudrama para darle un sentido de verosimilitud al film. Narrada con una voz en off al estilo de los noticieros populares de March of Time. El informador relata el reciente descubrimiento de una red de espías nazi y procede a describir los acontecimientos conduciendo a la captura y posterior juicio de los espías. La película entonces corta a una pequeña ciudad escocesa en 1937, donde los aparentemente inocentes mirar a la Sra. Mary MacLaughlin actúa como un conducto para un espía nazi sistema que envía y recibe cartas de agentes en todo el mundo, incluidos los Estados Unidos. En la siguiente escena, vemos al Dr. Karl Kassel (interpretado por Paul Lukas) dirigiéndose a un germano-estadounidense Reunión del Bund en la ciudad de Nueva York. Habla de una manera de alto voltaje similar al de Hitler y en una habitación llena de banderas nazis y esvásticas. Su discurso termina con la frenética audiencia poniéndose de pie. y saludando, "Sieg Heil", mientras una banda toca "Deutschland Über Alles". No tuvo ningún efecto en los estudios que aún operaban en Alemania. Pero la prensa internacional se hizo eco, del buen sabor de boca, y el espíritu crítico de la película de Warner Bros. Los estudios MGM, Paramount y 20th Century Fox siguieron haciendo negocios con los nazis, y MGM incluso donó 11 de sus películas para ayudar con el esfuerzo de socorro de guerra alemán después de que los nazis invadieron Polonia el 1 de septiembre de 1939. A medida que la guerra continuaba, los estudios encontraron prácticamente imposible distribuir sus imágenes en Inglaterra y Francia, dos de sus mayores fuentes de ingresos extranjeros. En este contexto, estaban menos preocupados por el mercado alemán relativamente menor. MGM pronto se embarcó en su primera película antinazi The Mortal Storm, y 20th Century Fox comenzó a trabajar en Four Sons. Los nazis respondieron invocando el artículo 15 y, en septiembre de 1940, ambos habían sido expulsados ​​del territorio ocupado por los alemanes. En el año siguiente, los estudios lanzaron solo un puñado de películas antinazis debido a otra fuerza política muy diferente: los aislacionistas estadounidenses. Los aislacionistas acusaron a Hollywood de hacer propaganda diseñada para atraer a Estados Unidos a la guerra europea, y en el otoño de 1941, el Congreso investigó este cargo en una serie de audiencias. El momento más dramático llegó cuando el director de 20th Century Fox, Darryl F. Zanuck, hizo una enérgica defensa de Hollywood, dixit: “Miro hacia atrás y recuerdo imágenes tan fuertes y poderosas que vendieron el estilo de vida estadounidense, no solo a Estados Unidos sino al mundo entero. Lo vendieron con tanta fuerza que cuando los dictadores se apoderaron de Italia y Alemania, ¿qué hicieron Hitler y su lacayo, Mussolini? Lo primero que hicieron fue prohibir nuestras películas y publicidad. Es decir, echarnos. Esos tipos no querían formar parte del estilo de vida estadounidense”. En el atronador aplauso que siguió, nadie señaló que ese mismo estudio del gran Zanuck había estado haciendo negocios con los nazis un año antes. Pelillos a la mar y todos los días no son iguales, que diría el zorro de Zanuck. Toda una declaración de eugenesia patriótica y fervor por la codicia. El viejo Hollywood siempre se sostuvo, en el dinero y muy pocos, le preguntaron a ese Hollywood, cuál era el color de sus billetes, que han hecho de la colina de VanityLand. Un mismo mastodonte económico, en pleno 2021.

 

 

                                Dedicado a Dean Stockwell marzo 1936/noviembre2021 In Memoriam

 

 

Fotogramas adjuntados

All Quiet on the Western Front (1930)  by Lewis Milestone

Captains Courageous (1937) By Victor Fleming

The General Died at Dawn (1936) Lewis Milestone

Three Comrades (1938) ByFrank Borzage

Confessions of a Nazi Spy (1939) By  Anatole Litvak

Four Sons (1920) By John Ford

The Mortal Storm (1940) By Frank Borzage

 

Biografía recomendada

Hitler in Los Angeles: How Jews Foiled Nazi Plots Against Hollywood and America by Steven Ross Ed. Bloomsbury USA.

The Collaboration: Hollywood's Pact with Hitler by Ben Urban  Ed. Belknap Press 2013

Hollywood’s Spies: The Undercover Surveillance of Nazis in Los Angeles  By Laura B. Rosenzweig  Ed. NYPress 2017








0 comentarios: