1093, 1094 o 1095 días del IBP...Seguimos en la tierra




miércoles, 1 de abril de 2015







Si les digo la verdad, nunca supe bien porque abrí este lugar. De verdad. Al igual que alguno de Uds. todavía me sigo haciendo la misma pregunta… Vivir con medio sistema venoso arrendado a tu motor central, jugando a ser tus arterias, para que siga latiendo tu corazón; no es sencillo. Lo más complicado era salir de un infarto masivo y levantar el pulgar como un piloto de F-1, 24 horas después. Lo conseguimos. Pasar 90 días en una Undad de vigilancia coronaria (30 días en el Servicio de Neurología por falta de camas) porque no sabes que quieren hacer contigo un comité de galenos internistas cardiólogos —muy preocupados por sus futuros retoños— con el órgano más singular de nuestro organismo. La literatura se ha emborrachado a la hora de hablar del corazón y no la culpo, tiene su feeling. Incluso Palanuik la lío en una de sus novelas con el familiar que la palma de un aneurisma aórtico. Mucha gente no sabe lo que es un aneurisma, tuvo que salir Mr. Sálvame de Luxe e invitar a Sharon Stone para contar de que va ese negocio. Por cierto, los hay cerebrales y en mi caso, coronarios. Tuve la suerte, que uno de los becarios de cirugía tuviera la vista de un francotiardor SEALS y le dijera al jefe—¡Dr., Dr. No cierre el tórax que estoy viendo Segovia…! Luego viene eso de ponerte de pie y mirarte al espejo. Escuchar de algún cachondo, aquello  del…  “chico pareces  Russel Crowe en Gladiator”—Qué pena, yo pensaba que me iba a decir Ángel Cristo. Todo ha sido una odisea, una locura, un mal sueño, una historia que se une a un larguísimo currículum de batallas y aventuras de eso llamado vida. Les voy a confesar un secreto; todo ello lo volvería a pasar si me dicen que el dolor neuropático ha desaparecido hoy.














Cuidadito con los quirófanos, a veces, el diablo se puede disfrazar de Teresa de Calcuta y terminar uno con sus huesos en una Undad del dolor. Lo dicho, cambiaría muchas cosas por volver a tirarle un par de cañas a mi amigos: Niki Lauda y Roman Polanski. Es una pena, que en los 80 no tuviéramos los teléfonos listillos, sería el puto amo de los likes en las redes. Por último, el IBP va a seguir siendo lo que es, un lugar donde se habla de cine, de una forma peculiar, como definió JL Moreno-Ruiz—adictivamente "sui generis"—, el cual, me ve con muy buenos ojos porque es tan buena persona como reportero. No hago crítica convencional, para eso abrí los 200mgHz que es un homenaje a la morfina y sus derivados. Ahí, si que estamos haciendo crítica televisiva, de la clásica, y, cuando podemos hablamos de otras cosas que nos gustan. Pero el IBP, son crónicas de personajes célebres, mujeres bellas y fatales, meditaciones entre un montón de zumo de naranja y mucha morfina. Artículos de opinión, donde el punto de vista es una isla utópica, la cual, no existe. Ya que no hay utopía que sirva al ser humano. Mucha mala baba y un sentido del humor negrísimo. Mis disculpas si alguien, no me pilla el punto pero ahora camino de los 50, no creo que vaya a cambiar. Soy así, como el Garufa de Malevaje… El IBP no es un blog ni un dietario: es una revista caleidoscópica, donde el cine impulsa su vis literaria. En la que soy el dueño absoluto de ella, hago lo quiero cuando puedo, pues la salud no es mi fuerte. Eso sí, me verán en redes sociales con un aspecto impoluto, sexy y pendenciero.













Todo ello, en gran medida, es un escaparate de la pose que nos ha inyectado las nuevas tecnologías. Pienso que la discapacidad no puede dejarnos a un lado, cualquier persona con discapacidad tiene que enfrentarse a ella y da lo mismo ser blanco con malas pulgas, que negro de buen carácter. La tolerancia es la libertad de poder ser como somos; humanos con nuestras virtudes y defectos. No me quiero marchar sin dar las gracias a la gente que le gusta este lugar. A otras personas que me han animado a escribir un libro. Yo soy un escritor muy malo y muy viejo. Además, ahora todo el mundo escribe en algún sitio. Joder! Yo escribo cada dos semanas aquí y en 200mgHz… Je, je, je. Estoy contento a pesar de lo pasado, feliz de tener a alguien a mi lado que es mi apoyo emocional; mi brújula y parte de la inspiración diaria de mi vida. Reitero, muchas gracias. No sé si creo en Dios o en vírgenes suicidas, pero he descubierto mi vocación. Si tuviera salud y volviera a empezar de cero, sería cirujano de campaña o en una Undad. de élite (ya fuera neurocirugía, vascular, cardiaca o trasplantes). No tengan la menor duda y lo digo muy en serio. Me gustaría muchísimo sentir en mis carnes, la satisfacción de un cirujano cuando sale del quirófano y todo ha salido a la perfección… Es de esas cosas que hacen de este planeta un lugar más agradable. Como buen veterano del cuadrilátero, les diré: "va por Uds." y espero seguir otros 5.000 años por estos lares, bailando sobre la lona. Gracias de corazón y espero que les guste el pastel y la música…










                                Dedicado a mi actual esposa, Anna Genovés y mi vieja amiga, Salomé López







Fotogramas adjuntados:

Marylyn Monroe celebrating her birthday
Sunset Boulevard by Billy Wilder (1950)
Mary Astor celebrating her birthday with third husband Manuel del Campo










                    
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass