El pleistoceno más fatale es “it”, Clara Bow




viernes, 7 de marzo de 2014










Hubo un tiempo en el viejo Hollywood, donde aquel lugar árido y seco sedujo la atención de acólitos puritanos y censores del elefante abstemio, Hoover. Aquella Babilonia era territorio de unos pocos y pocas outsiders llenos de brío creativo. Terreno, donde las habladurías no penetraron fuera de los estrechos confines del incipiente y mágico mundo del cine. Se sabía de sobra quien era la entelequia de "la encarnación del pecado". Del mismo  modo, que aquel  vetusto imperio sumerio nadaba en la ira de los moralistas, la cual, era saciada por las opositoras y opositores a estrellas cum laude. Empero, el valor del escándalo público como medio de atracción generaba un humus de ambivalencia, que provocaba las furias de los predicadores de tres al cuarto por un escaño. Mientras el showroomprive  fascinaba a los más cínicos con el mismo regusto —que el hormigueo dentro de la laringe— tras unas líneas de cocaína. Lo prohibido para millones de ciudadanos, aún no había caído en su auténtico valor: Hollywood, como un hermoso templo de la vieja Seleucia creado por el ínclito DeMille. De repente, apareció Inanna y reputó la mujer it; la pequeña, sugestiva y pelirroja Clara Bow:"Teníamos individualidad. Hacíamos lo que queríamos. Nos acostábamos tarde. Nos vestíamos como mejor nos parecía. Hoy en día las estrellas son sensatas y no arruinan su salud. Pero nosotras nos lo pasábamos mejor. "


















Aquella mujer era, más que It. Y es que el sabio vienes de la comedia moderna, Billy Wilder habló del impacto de la carne en el medio cinematográfico. Les agradecería, su exquisita comprensión con este amanuense y el genio austriaco de librarnos de toda connotación torticera, a la sagaz expresión. Cualidad, esencial, en toda aspirante a femme fatale por antonomasia. Obviamente, de lógica, en un tiempo tan pleistocénico como en el que andamos anclados. Si hablamos de Clara Bow, posiblemente el personal que sigue estos paramos, estará algo desorientado o en busca de un decodificador del viejo Polanco. Esta diosa babilónica, fatale e ingeniosa de una  personalidad arrebatadora e innata, delante de la cámara similar a Jean Harlow, Rita Hayworth o Marilyn Monroe fagocita de la conceptuación de mi querido, maestro, por la fotografía carne. En el sentido del término, carne como masa que se siente, toca y es accesible. Si intelectualizamos el palabro —que diría el maestro Umbral— nos sale eso de Kipling; no es necesariamente la belleza, es eso. Tan sólo, eso. La verdad que Clara Bow, es una rara avis en esto de ser mujer dentro de mundo de lobos tan malvados como los del último Scorsese y con  etiqueta masculina. Su vida fue de las más duras que se hayan visto en Hollywood. Arquetipo de mujer atrevida, valiente y sexy, en un tiempo donde las actrices no les hacían falta hablar, pues el cine era mudo.



















Aquella silenciosa vida parecía congelarse en la pubertad de Lillian Gish, la exótica Theda Bara o el glamour de Gloria Swanson. No obstante, nuestra Srta. Bow era algo diferente: deseo y diversión; evidentemente, con estas cartas de presentación, la chica prometía. Clara Bow era hija de un padre alcohólico y con trastorno bipolar, que con toda seguridad la violó siendo una niña. La vida en el pintoresco Brooklyn de 1905 era tan duro como ese mundo de dealers, que retrató el maestro Griffith en el mítico film; “Los mosqueteros de Pig Alley” (1902). La madre de Clara, no es que fuera un ejemplo a seguir. Alcohólica y epiléptica. Esporádicamente, se prostituía para conseguir unas monedas con las que ir tirando. Su infancia la pasó en la calle con amigos, todos ellos chicos callejeros que siempre andaban en algún lío. Hasta que un día con tan sólo 16 años, su destino cambio de la noche a la mañana al presentarse a un concurso de belleza, organizado por una revista de cine. Ganó el premio y fue el comienzo de una escalada ágil y exitosa. Hasta llegar a 1927 convertida en uno de los grandes mitos. A modo de preludio, de aquel fatídico jueves negro en Wall Street dos años más tarde, y con la velocidad de una estrella fugaz pasó a un segundo plano en 1931.



















Por no certificar, su jubilación perpetua del showbussines en Hollywodland. Lo más curioso, es que su vida daría para uno de los biopics más divertidos y fascinantes de la HBO. Y es que lo tuvo muy difícil, ya que su madre lanzaba exabruptos de semejante calibre: interpretar era trabajo de putas. En más de una ocasión, intentó acabar con la vida de Clara tras sus continuadas trifulcas, en torno al mundo del cine. El perturbado padre de la actriz decidió que su esposa era un problema y la internó en un manicomio, donde murió en unas condiciones lamentables. Clara Bow se buscó un apartamento que compartió con chicas que venían del medio oeste en busca de fama y dinero. Así como chicos que trabajaban en el cine en figuración, al igual que ella. Finalmente, se hizo con el papel protagonista de “días de Colegial” (1925), la inolvidable Cinthya Day. Convirtiéndose en icono de la modernidad femenina de todas las tennagers de la taquicárdica Norteamérica. Imponiendo un estilo de ropa atlético y el cabello tintado de color pelirrojo zanahoria. Su primer gran éxito de taquilla de la mano de Victor Fleming con “Flor de capricho” (1926) Llegó a la cumbre de su carrera en 1927 con "It", que protagonizó junto al galán patrio, Antonio Moreno. La película fue un auténtico éxito de crítica y taquilla. Por lo que se convirtió en "La Chica It". Posteriormente, llegó "Wings" del inefable Wellman en (1927),  que se coronaria como uno de unos de los mejores films de la historia del cine,  en 1930  recibiendo el primer Oscar a la mejor película.

















Entre los años 1927 a 1930, la Bow era la dueña de Hollywood. Realizó dos films más; La loca orgía (1928) y Curvas peligrosas (1929). Pero, la crítica le dio estopa por todos los lados. Clara Bow, era divertida, juerguista y se metió en su cama a casi todos los guapos de la pantalla;  Gary Cooper, que se aprovechó de su hegemonía en Hollywood para trepar en su  inicial carrera como galán, hasta el mismísimo Bela Lugosi tras una representación teatral de “Drácula”. Ver para creer. Sin embargo, ella tenía unos cuantos problemas; el primero la asimilación del nuevo cine sonoro. Su dicción era muy pétrea. Un marcado acento de Brooklyn que siempre le persiguió y su rebeldía hacía los guiones escritos. En segundo lugar, su ludopatía; las apuestas licitas o ilícitas le volvían loca y en tercer lugar su etiqueta de devorahombres. Así como su eterna adicción a las drogas y el alcohol, lo que precipitó su caída en barrena. A  raíz del  affaire del juego salió a la luz todos estos detalles tras una investigación gubernamental. Su padre,—una carga insoportable— se aprovechó de las ganancias que generaba. Dilapidó gran parte de la fortuna que había generado. Gestor nefasto y de una personalidad inestable como hemos comentado.




















Bow, nunca se privó de nada. Rodeada del máximo lujo: pieles de última moda, joyas deslumbrantes y un guardarropa de modelos fabulosos en continua renovación. Le gustaba aquel ritmo de vida y lo siguió al pie de la letra, agarrándose a él como una lapa. En plena ebullición de la depresión, llegó su escandalo más letal. En 1930, Daisy DeVoe —su ex secretaria— vendió a un tabloide el "diario de" escrito durante los cuatro años precedentes, durante el tiempo que compartió el hogar de la estrella. El documento consistía principalmente en una lista de los amantes de su jefa. Un impoluto listado de las fechas y horas de cada una de sus visitas. El elenco era espectacular, pues aparecieron los nombres de los actores: Donald Keith, Gilbert Roland, Robert Savage, Gary Cooper, Bela Lugosi, el director Victor Fleming, el cómico Harry Richman, el cowboy Rex Bell, y el equipo de fútbol completo de la Universidad de California, encabezado por un joven atleta y aspirante a actor llamado John Wayne. La batalla campal protagonizada en los tribunales, deparó las primeras secuelas en la frágil salud de Bow. Al año siguiente, Clara Bow era víctima de su primera depresión nerviosa. 






















Mientras, la mayoría de sus antiguos admiradores buscaban trabajo por las calles de un país derrotado. Si bien el escándalo puso fin a la carrera de Clara Bow. Ésta, se casó con el actor Rex Bell y se retiró "voluntariamente'. Sus últimos años fueron realmente horribles. Aquella flapper hermosa, enérgica y carnal convertida en un manojo de nervios rodeada de botes de tranquilizantes, barbitúricos e hipnóticos por todos los rincones de su casa. En 1944 intentó suicidarse. En el sanatorio mental  le diagnosticaron esquizofrenia —la vieja enfermedad de su madre— noticia que cayó como un jarro de agua fría. La psiquiatría de por aquel entonces, remató la faena a base de continuadas terapias de electroshock. Pasó algún tiempo, como alma en vilo. Vivía en una modesta casa, en el más absoluto de los olvidos. Ya nadie  quería compartir nada de la gloria de “Miss It”. Sin público, gloria ni memoria que mereciera su existencia esperaba la muerte. El 27 de  septiembre de 1965. La alegre femme fatale más fashion de la década de los divertidos y gloriosos años 20, Clara Bow fallecía de un ataque al corazón. Tenía 60 años. La autopsia, a posteriori evidenció que sufría una grave enfermedad cardiaca congénita infantil.























                           Dedicado al poeta maragato, Leopoldo María Panero 1948-2014, in Memoriam











Biografía consultada y recomendada



Clara Bow “Runnin Wild”  by David Stenn  Ed. Cooper Square Press 2000






                           



                                     
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass