Triángulo transoceánico; Nelson&Simone&Sartre




jueves, 28 de noviembre de 2013








“Un lugar propio para vivir, con una mujer de la mías y tal vez un hijo propio… No hay nada extraordinario acerca de querer esas cosas....” Tal vez ése era el sueño de este genio de origen judío con sangre nórdica. Orgulloso de su barrio, el crochet de izquierda, una buena timba y cómo no su jactanciosa y maravillosa entrepierna. La penúltima lo catapultó a la gloria como escritor y la última, enamoró a una mujer de las intocables. Éste, fue el epitafio final a la crónica de amor entre Algren y Simone de Beauvoir. Una historia forzada desde el principio, es decir, la historia estaba en fase vudú. Resumiendo: “Condenada a llegar a su fin, y pronto”. La morriña era dura y en el fondo tampoco quería que agonizara. Ambos se habían aplastado y sexualmente reventado de amor, gozo y espasmo. En aquel viaje a EE.UU de 1947. La tragedia de una Ariadna que se encoñó como una burra de Teseo. Empero, se decantaron por  los jornales laborales y el terruño.

















Nelson Algren conocedor de sus probabilidades sabía que el éxito popular de "El hombre del brazo de oro", era cosa de días.  Hizo una vida mejor de comerciante del humus de los bajos fondos que como filósofo. A pesar de los piropos de los existencialistas europeos. Él, escribía con el alma de los que pisan la calle: rudeza y sufrimiento. Un comunista extraño que también se calentó con los de la hoz y el martillo, cuando se sintió toqueteado en el escroto. Eso para mi amada Simone de Beauvoir. Si alguien me ha de tocar los cojones, que lo haga ella con esas manos suaves, precisas y sabias. Aquella una chica de provincias de clase media, contra todo pronóstico, se imponía como loba femenina a la  opresión masculina de la izquierda intelectual, sobre la que el maestro Sartre reinó después de la liberación de París.















Y es que Simone llegó a afirmar; Yo no podría vivir sólo para la felicidad y el amor, no pude renunciar a mi escritura... En el único lugar donde mi escritura y el trabajo puede tener un significado", de Beauvoir se declaró en defensa de París. Al otro lado del charco, Algren replicó; "Mi trabajo, es escribir sobre Chicago y sólo puedo hacerlo aquí. "De Beauvoir y Algren sufrían el uno por el otro ante la ausencia física. NA—"Por favor, Simone. No me dejes ahora. Vámonos  a donde tú quieras pero juntos, cielo. Yo soy un alma en vilo. Vivo por tu amor. No tengo mucho, he estado en la cárcel rodeado de tarquín por todos mis costados. Soy como Chejov, un trovador de los perdedores; el mirador del vecindario y el murciélago que oye  a los borrachos y los yonkis de South Side. No soy hombre de contingencias, me acerco más a Spillane que a Camus. Te amo como un hombre de Iowa a su mujer. Te quiero Simone, la piedra está sobre tu tejado. Qué le den a eso de la fenomenología, muñeca. Pero no soy segundo plato de ningún erudito, aunque mida 1,55 y tenga un ojo a la virulé. Soy más guapo, que no inteligente. Simone, follo como los ángeles.
















SB— Mí querido amor: ya lo sé, corazón. Debería haberte explicado mucho antes como es mi relación con JPS. Es un amor más fraternal que marital. Tal como tú lo concibes. Sexualmente, es una nulidad, poca cosa. Según él; los coitos no lo son todo. Ni la tramoya del ejercicio sexual. En cambio, es cálido. Sí, lo es. Aunque sea lejos de la cama. Con el tiempo el intercambio sexual lo hemos terminado viendo como una torpeza. Hará como 10 años que no nos acostamos juntos. Ya sé que podría renunciar a un montón de cosas. Pero la Simone que soy, no sería la misma. Renunciar a Sartre sería un acto vil, impío, muy aprovechado. Te lo hago saber de cara a cualquier decisión en el futuro. Que sepas, Nelson que no es por falta de amor que me quede contigo. ¿Sabes una cosa? No es que te eche en falta demasiado, pero sí te echo en falta.

















NA—Sabes una cosa, Simone. Qué te den a ti y tu eunuco de Jean Paul. Menos mal que nos soportabas la idea de no volvernos a ver jamás y que algún día aterrizara con el helicóptero de Eisenhower en tu amadísimo Paris. Guarda bien el whisky que a lo mejor se hace añejo con el tiempo, y así; no se agria para el viejo. No te preocupes que algún día igual escribo, no un libro. Quién sabe, si no me sale la vena poética. Y recuerda que el anillo azteca no guarda ninguna promesa. ¡Ah, y que sepas que una buena escritora debe tener material suficiente para sus libros sin necesidad de andar escarbando en su jardín como una alcahueta de tres al cuarto. Qué te vaya bonito Simone!

















En el fondo de toda esta historia, como en todo triángulo equilátero siempre hay tres lados iguales y uno de ellos, aunque no se aprecie chirria; suele ocuparlo algún introvertido, con espíritu outsider. En nuestro lugar,  Nelson Algren. Un escritor que marcó estilo en EE.UU, pero muy lejos del acervo intelectual de Beavoir y Sartre. Se podría decir que había dos Simones y dos Sartres. Una versión más cercana a la mirada publica, esa imagen que ellos mismo quisieron ofrecer. Básicamente, SB era una memorialista ofuscada con sus experiencias íntimas. Aquella que intento sustentar su personalidad y por ende, la de Sartre como el mayor logro literario e histórico. ¿Hubo amor con Algren? Fue la narración de un gran ejercicio de narcicismo traducida, en excelso hito intelectual. Lo dicho, el amor intelectual es muy complejo. Lo dice uno que es de barrio bajo y tiene corazón de gangster. Siempre nos quedará aquello de; “fue el polvo del siglo, Nick” (Sharon Stone en Instinto Básico a Michael Douglas).









                                 Dedicado a Enrique Cerdán Tato, DEP (julio 1930-Noviembre 2013)









Bibliografía consultada y recomendada

Tête-a-Tête: Simone de Beauvoir and Jean-Paul Sartre by Hazel Rowley (2005) Ed. Harper 
Cartas a Nelson Algren; Un amor Transatlántico pour Simone de Beauvoir (1947-1964) 1999 Ed. Lumen
Basic Instinct. A Novel. Based On The Motion Picture By Joe Eszterhas (1992) Ed:Signet; Film&TV









  
                                      
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass