Otto Preminger, made in Ucrania, independiente y prodigioso: Laura (1944) glamourpsique del Noir.




lunes, 17 de septiembre de 2012

    










Tal como habíamos afirmado en los últimos post de los Noir reseñados hasta ahora. El viaje es imparable e irreversible. Se observa en las películas una candencia hacia un desarrollo narrativo  más diáfano y sencillo, lo que se conoce como la traslación completa del proceso definitivo del sonoro a la pantalla. Creándose  un humus más interesante para la adaptación de relatos, novelas y guiones— más cercanos— a lo que se conoce como historias de delincuentes y personajes turbios, las “Crook story”. No obstante, la realidad es que tras la participación de EE.UU en la 2ª GM, la  sociedad norteamericana va generando un estado de ánimo más optimista donde parece asentarse la confianza. Todo ello condensado en un clima de relax  respecto a las temáticas y conceptos, tan recurrentes en el Noir; corrupción, delincuencia y mentes atormentadas. Hemos llegado a una década prodigiosa que  alcanzará su cenit en los próximos 15 años. Se puede hablar de que a mediados de los 40 surge el asentamiento de unos individuos muy corrientes, situando esa particularidad como eje central de la atención del espectador. Pasamos de la sociología moral a los procesos de investigación psicológica de esas personas; nosotros, gente normal y corriente, que tratamos, conversamos y convivimos a diario. Son los tiempos de los grandes escritores del Noir; James M. Cain, William Irish o Vera Caspary entre los muchos que se citan a este fenómeno tan fascinante. Si, hablamos de novela tamizada de una psique criminal.  En el nuevo firmamento aparece un director clave en la historia del cine. Bajo mi punto de vista, uno de los 100 mejores de la historia de este arte. Estamos hablando  del inefable, Otto Preminger. Nació el 5 de diciembre de 1905, en el pueblo de Wiznitz, el cual, actualmente pertenece a Ucrania en 1914. La familia Preminger se muda a Viena. Otto, de tan solo diez años, visitaría de manera regular durante la semana el Burgtheater, donde vería una amplia variedad de obras teatrales. A los 16 años se unió a la compañía de Max Reinhardt. Se licenció en leyes por la Universidad de Viena y su primer film, en un intento por escapar de ese mundo que es fiel reflejo de su obra; el teatro  en “Die Grosse Liebe”, 1931. Tuvo buenas críticas, pero volvió a su territorio y dirigió casi 26 obras más a lo largo de su vida. Finalmente en 1935 da el paso que cambio el rumbo de su vida y la suerte de todos nosotros Privilegiados espectadores. El resto ya los sabemos, esencialmente, el colectivo cinéfilo. Sus relaciones con D. Zanuck de amor y odio. Las mujeres, su impenitente pasión por el teatro y el Jazz (Duke Ellington), etc. Dominaba los itinerarios de los fílmico y el lenguaje teatral. Aprendió mucho de sus grandes maestros E. Lubistch. G. Cukor dijo de él: "era un hombre de negocios y perspicaz cineasta".
















Junto a Saul Bass (que le configuró unos vanguardistas y esplendidos títulos de crédito ), le marcaron una serie de films que de seguida cualquier espectador se identificaba con la autoría de este director. En el fondo le tenían mucha envidia—me duele decirlo— pues, tener el control de tu obra desde el inicio hasta el proceso final en la pantalla del cine; es tarea de unos pocos elegidos en el planeta Movie. Le atacaron por todos los sitios, como el veterano actor Eugene Pallette. Éste, durante el rodaje de “Army Wiwes”—film, que acabó llamándose “In the Meantime”, 1944—  llegó a afirmar sobre  Preminger; “era un admirador de Hitler y estaba convencido de que Alemania ganaría la guerra”. También dijo otra obscenidad como: “yo no me siento junto a un negro”. OP se fue  a ver a Zanuck—a pesar, de haber filmado— la gran mayoría de escenas. Lo mandó a la calle (despedido, ipso facto)  Es evidente, que estamos ante un director-autor 100% como Hitchcock o Fuller. Se salía con la suya. Ganaban dinero: él, los estudios. Y lo más importante, el público contento: utopía fílmica. Otros, siempre lo vieron como un productor solapado tras un cámara. Director de actrices, sacó lo mejor de ellas en esa búsqueda de la heroína perfecta. La citada Gene Tierney, Jean Simmons, Linda Darnell, Jeanne Crain, Kim Novak, Eleanor Parker, Marilyn Monroe, jean Seberg o Lee Remick. Adaptó el Best seller a la perfección. Revolucionó el cine de Hollywood porque se atrevió a tocar temáticas tabú hasta entonces, como la adicción a las drogas, la agresividad sexual y el maltrato de género. Hablan de su mal genio, y un carácter dictatorial, que se transformaba en una atmósfera de rodaje infernal para los actores. Su sueldo se estimaba en unos 7.500 dolares a la semana (hagan cuentas). Llegó entrevistar a 18.000 candidatas en algunos de sus eternos castings. Divorciado de sus dos primeras parejas (Marion Mill y Mary Gardner), Preminger se casó con una de las actrices de “Bonjour Tristesse”, Hope Bryce, quien lo acompañaría hasta el día de su muerte y con quien tuvo dos hijos. Durante el rodaje de “Carmen Jones” (1954), Preminger comenzó un romance con la estrella de la película, Dorothy Dandridge, que duró cuatro años. Amén, de un montón de relaciones y amantes. Las consecuencias de esa relación tan especial con las actrices fueron grandes interpretaciones que solían tener una grata recompensa entre elogios de la crítica, premios y taquillazos. Cuando todo el mundo contrataba actores blancos, él apostó por intérpretes negros. No había lista de McCarthy que impidiera su decisión a contratar el guionista que tenía en mente. Nadie se atrevió a decirle a  Otto Preminger como tenía que dirigir sus películas. Resultado una filmografía exquisita repleta de pequeñas obras maestras y alguna que otra superproducción, pero en el Noir hizo magia. Y le damos las gracias por existir. Su testamento como narrador fue la adaptación de la novela de Graham Greene “El factor humano” en 1980. Falleció en 1986. En su epitafio podríamos reseñar esta reflexión propia: “Me gustaría tener una base, que generalmente me procura una novela o una obra de teatro... Los problemas nos los busco, sin que, según mi manera de ser, los hallo en mi camino y esos problemas son complejos. De ahí la ambigüedad de mis films". Genio y figura. Como siempre se adjunta una extensa bibliografía al final del artículo.












Hablar de Laura es entrar en una dimensión donde todo es excelso y fascinante, es decir, el dinero hecho estilo. Estamos en los territorios de la sociedad rica y bien acomodada de NY. Donde las axilas huelen a Chanel y Dior. El film es un amalgama de géneros y de así su sex appeal (Noir, misterio, thriller, melodrama psicológico, romance, etc.), que se engrasan armónicamente y a la vez generan contrastes sui generis. El relato incluye ambigüedades, leves indicaciones, sugerencias esbozadas, sobreentendidos y fueras de campo elípticos casi de malabares. Además, el film suma elementos extraños, poco verosímiles e insólitos, el utópico enamoramiento del policía por un cadaver hermoso: Laura. El intento de aproximación a ella que el policía ensaya a través de visitas a su apartamento, la contemplación de su retrato, la inhalación de su perfume, la copa de su brandy; el hecho que el policía acepta ser acompañado en sus pesquisas por uno de los principales sospechosos; el afecto dominante, manipulador, absorbente y obsesivo, que W. Lydecker siente por Laura y otros. La película se estructura de dos grandes partes. El film cuida el nivel de tensión, que se eleva a medida que el espectador advierte que un criminal, sanguinario y desequilibrado, anda cerca y puede volver a matar. El argumento de este grandioso film gira en torno a estos personajes: Laura Hunt (Gene Tierney), de 22 años, trabaja desde hace tiempo como diseñadora en una empresa de publicidad de Manhattan. Bella, seductora y con un halo de ingenuidad, enamora a los hombres que la rodean. Waldo Lydecker (Clifton Webb), de más de 50 años (tiene 55 durante el rodaje) es un acreditado e influyente periodista chic de la alta sociedad que trabaja tanto en prensa escrito como en radio. Soltero, culto, sofisticado y  solitario (el plano de su aparición en una bañera y dando muestras de carácter extravagante  y altanero).Es observa un nihilismo con cierta tendencia a una parafilia soterrada (cuestión de especialistas, no voy a entrar más en el tema). Si que confesó, su homosexualidad posteriormente, a Zanuck y Preminger Lo cual, no supuso ningún trauma para ellos (eran unos visionarios) y evidentemente, en nuestro tiempos no tiene más trascendencia  el asunto, faltaría. Shelby Carpenter (Vince Price) es el antónimo perfecto, juvenal, apuesto, alto, corpulento, algo tosco y vividor. Mark McPherson (Dana Andrews), inspector de policía, audaz y eficaz  detective, se encarga del caso del asesinato de la muchacha identificada como Laura Hunt. Ann Treadwell (Judith Anderson), tía de Laura (estereotipo de la perfecta amargada y  mujer solitaria) que compra los servicios sexuales de Shelby y le paga sus caprichos. La estructura de la  película se sustenta en dos partes, bien diferenciadas. La primera, donde se relata la acción del asesinato más Noir. Partiendo de un largo flashback; se van observando los acontecimientos.  La segunda, en ese instante, que el teniente M. McPerson despierta de su sueño. A posteriori, se desarrollan cuatro subtramas, pero eso se lo dejo a Uds. Podríamos definir este film como una replica del concepto de la vida del propio Preminger. En esa disyuntiva, que plantea entre lo sofisticado y lo vulgar; de la arrogancia a la franqueza, de lo torticero a la humildad o la candidez de una atmósfera cuasi fantasmagórica. Las mentiras, los celos y el amor: la razón y el corazón. Aderezado por una BSO de un inmenso, David Raskin que aportará al tema de Laura, una candencia y vitalidad inmortal, convirtiéndose en uno de los más conocidos y queridos del cine. La cantidad de versiones por otros músicos del mismo,  todavía sigue vigente.















Sus variaciones expresan una calidez  romántica, que deriva hacia una nostalgia melodramática envuelta de de misterio e intriga, etc. La fotografía, en B/N, con esos planos largos y el juego de "zooms" progresivos, ubicando a los actores en esmerados perfiles y eternos “face to face”, de modo que el efecto plano/contraplano se minimiza en el ese juego de sutilidades encuadres. Los movimientos de grua, travellings milimétricos, etc. Los  tonos  suaves y de contrastes estrictos dan un toque muy agradable al espectador. Magnífica   interpretación de Clifton Webb  y muy conseguida la del joven Price. Gene Tierney, es una pequeña afrodita que todo lo que toca lo ilumina, alcanzó con este personaje de Laura un enorme prestigio internacional. Preminger crea una de sus mejores realizaciones, posiblemente la mejor. A título personal, Si que vemos a lo largo de este film la figura del  rey Waldo Pigmalión tras la mujer perfecta. En esa búsqueda de la perfección encontró a Galatea y a fuerza de sueños llamando a los dioses apareció Gene Terney y se convirtió el ser más bello del celuloide.  No concibo la vida sin “Laura” o la historia del cine sin este film. Creo que hubiera sido imposible que otros films como “La mujer del cuadro”1944 Lang, “el crepúsculo de los dioses”, 1950 Wilder. “Vértigo”, 1958 Alfred Hitchcock e incluso la postmoderna Neonoir de “Instinto Básico” 1993 Verhoeven  vieran la luz y nos iluminasen nuestras ávidas retinas. Lo dicho, una obra maestra.












Este artículo se lo dedico a una vieja amiga que adora a Gene Terney. Siempre, he pensado que era ella tintada de rubia...











Bibliografía consultada y recomendada:

Silver, Alain, ‘Introduction’ in Film Noir: An Encyclopedic Reference Guide, Ed. Alain Silver and Elizabeth Ward (London: Bloomsbury, 1980)
Thomas, Deborah, ‘Psychoanalysis and Film Noir’ in The Movie Book of film Noir  Ed. Ian Cameron 1992
Cine Negro de Alain Silver & James Ursini   Ed. Taschen 2012
Behind the Scenes of Otto Preminger; an Unauthorized Biography by Willi Frischauer Ed. Morrow 1994
“Otto Preminger” de  Antonio García Berrio  Hernández  Ed. Catedra 2009





                                         
 

El Bypass sigue estos blogs

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Otras adicciones

El corazón del bypass

El corazón del bypass
Passion Moves

Páginas vistas en total

top navigation

Seguir a 2nd Funniest Thing en Facebook Seguir a 2nd Funniest Thing en Twitter Seguir a 2nd Funniest Thing por email

Google+ Followers

Seguidores

Search This Blog

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

La entrada más visitada

Copyright © 2015 • El Inquietante Bypass